Bea Jiménez

Me llamo Bea y soy de Barcelona. Algunos amigos me llaman Lulu pero no es lo habitual. Vine a Pamplona para estudiar Periodismo e Historia tras hacer un año de Humanidades, porque me di cuenta de que el periodismo lleva un estilo de vida implícito. Algo así como  no parar quieto nunca.

Eso ya lo palpaban mis padres durante mi infancia, cuando les decía que quería ser bombera y veían que no sacaba nunca punta al lápiz, para no quedarme atrás en los dictados. Ya tenía anhelos  de atrapar  las grandes cosas. Y dado que ya no puedo salvar vidas, mi intención es apagar fuegos de otra forma, quizá con la palabra.

Pero eso vino luego (la importancia de la palabra “palabra”, digo), al entrar Bécquer, Unamuno y Kapuscinski en mi casa . Amigos de vida, de esos de al otro lado de la página, de esos que te encienden, de esos por los que de repente el mundo tiene más colores. Y los colores hay que describirlos. Y ahí empieza la aventura. ¿El escenario? la realidad, ¿la acción? la creación, ¿el sentido? hacer de la vida algo grande,  aportando  un reducto de ti en cada letra.

Anuncios