L. Hierro: “Si no llegan fondos a Siria, a Níger menos”

Cuando Lola Hierro (Madrid, 1983) vuelve de una cobertura, lo hace con impotencia, tristeza y enfado. “Es muy frustrante. Llegas allí como periodista, haces una serie de entrevistas a unas personas, y luego cierras tu libreta y te vas. Es una de las cosas más duras que tiene el periodismo, porque te sientes muy niñato”.

Su primer encuentro con África fue en marzo de 2013. Al año siguiente comenzó a trabajar en la sección Planeta Futuro de El País, donde también coordina el blog Migrados. Allí escribe sobre desarrollo humano y social sostenible. Piensa que la primera obligación del periodismo es dar voz a los más débiles y olvidados. Por eso, a mediados de octubre realizó varios reportajes sobre la emergencia humanitaria en Diffa(Níger). En Diffa, el 80% de los que han huido no están en campos de refugiados, sino acogidos por familias locales.

Níger se ha visto azotada por el terrorismo yihadista de Boko Haram desde hace dos años. Boko Haram es el brazo de Estado Islámico en África. Nació en Nigeria y se extendió más tarde a otros países africanos. En Nigeria cometió, entre otras atrocidades, el secuestro de las niñas de Chibok. Hace casi tres años, Boko Haram secuestró a 219 niñas, de las que 21 se reencontraron en Abuya (Nigeria) el pasado octubre.

¿Necesita el mundo más secuestros como ese para darse cuenta del peligro que supone Boko Haram?

No, porque los únicos que sufren y los únicos a quienes les importa son las secuestradas y sus familiares. Al mundo le da igual. ¿Qué estamos haciendo con los refugiados que llegan a Europa? ¿Qué hacemos con las masacres en Irak y en Siria? Nada. Hay personas que mueren o son secuestradas todos los días; hay gente viviendo situaciones muy complicadas todos los días, y nadie hace nada. Hay pequeños movimientos: sociedad civil, oenegés y agencias de la ONU que no llegan a todo… Pero no se aprecia un cambio.

Se llevó a cabo una campaña llamada Bring back our girls (Devolvednos a nuestras niñas) apoyada por Michelle Obama. Entonces todo el mundo la tuiteó, porque era ella… Y gracias, porque por lo menos se dio un poco de visibilidad al asunto, aunque fuera muy puntual. Pero, al final, el secuestro de las niñas de Boko Haram no ha marcado un antes y un después en nada.

En Diffa la gente se está muriendo. Y no se llega a las peticiones de las agencias que piden fondos para hacer frente a esta emergencia. No se han alcanzado. Primero captó la atención mundial Siria, luego el ébola… Si no llegan fondos suficientes a Siria, que es un caso más mediático, a Níger menos.

lolahierro2
Mujeres de un pueblo de Níger | LOLA HIERRO

Hay una coalición militar entre Níger, Chad, Nigeria, Camerún y Benín que pretende acabar con el yihadismo. ¿No lo están consiguiendo?

Sí, pero son países con una capacidad limitada. ¿Qué hacen las potencias que de verdad podrían ayudar? ¿Qué hace Francia, a la que tanto le importa el uranio que hay en Níger? ¡Francia está iluminada con el uranio de Níger!, ¿y qué hacen? Ponen militares en las minas de uranio para que no se lo toquen. Por suerte cada vez importa más África, pero a los que les debería importar, no les importa lo suficiente.

¿Por qué crecen los grupos terroristas en África?

En el campo de refugiados de Dadaab, en Kenia, la situación tal vez se parezca a la que viven los que huyen de Boko  Haram, aunque no soy experta en esto. Yo solo he cubierto las consecuencias del conflicto desde un punto de vista humanitario.

Según el Gobierno keniata, Al Shabaab (el brazo de Al Qaeda en Somalia) está reclutando en Dadaab. El objetivo de Al Shabaab es derrocar al Gobierno e instaurar la ley islámica en su versión más radical. Cuando estuve allí, me explicaron que si hubiese un hervidero de terroristas, como dicen algunos, las fuerzas del orden keniatas lo habrían impedido. Pero es verdad que es muy fácil captar chavales allí, porque han vivido en un campo de refugiados desde que han nacido, y allí no hay futuro.

Los refugiados no pueden coger e irse a Nairobi, por ejemplo. Son refugiados y en Kenia eso implica que o se quedan dentro del campo o vuelven a su país. Las perspectivas de futuro son muy malas. Es verdad que se puede ir al colegio, pero la educación es muy justa en los colegios que hay. ¿Y por qué van a estudiar si luego no van a la universidad ni van a poder acceder a un buen trabajo?

¿No hay becas?

Muy pocas para todos los jóvenes que hay, y son para ir al extranjero. Y, en caso de que quieran trabajar, ¿de qué van a hacerlo? Están en un campo de refugiados: nacen, se educan allí, tienen sus hijos allí y su vida se reduce a eso. Si en un ambiente en el que hay mucha gente joven, hastiada y cansada, llega alguien con dinero, que encima les ofrece la posibilidad de libertad, de viajar, de no vivir más en un campo, y de poder ayudar económicamente a su familia, es lógico que todos acepten. Esto no aparece en informes de ninguna organización, pero es lo que la gente de allí argumenta. Te decían que no querían que hubiera terroristas, que no era un campo de entrenamiento, pero que la situación para los jóvenes era la que era.

En Nigeria, cerca del 70% de la población vive por debajo del índice de la pobreza. Hay localidades del norte, como en Sokoto, donde el 80% de las personas vive con menos de un dólar al día. ¿Cómo ha utilizado la pobreza Boko Haram?

No soy experta en Boko Haram. Pero, desde luego, no me extrañaría que la utilizaran, al igual que hacía Al Shabab.

Además, ellos quieren instaurar un Estado islámico. “Boko Haram” significa algo así como “prohibir la educación occidental”. Yo creo que la religión juega un componente muy fuerte a la hora de convencer a la gente, porque allí son extremadamente religiosos. Lo digo en el sentido de que, por ejemplo, si tú le preguntas a una mujer por qué tiene 12 hijos, si no se daba cuenta cuando llevaba cinco de que la cosa no daba para más, ella te puede dar dos respuestas: o que su marido manda o que si Alá le da 12, Alá le dará con qué alimentarlos.

Las herramientas que Boko Haram utiliza para expandirse son muchas; la pobreza quizá sea una, pero la religión es otra. Níger tiene unas tasas de alfabetización muy bajas. Siento ser tan drástica, pero cuando tú tienes una fe ciega en algo y conoces a alguien que actúa en nombre de ese algo, le sigues. La religión también hace mucho daño. Debería ser algo para unir y al final divide. La religión y el dinero son los males de nuestro tiempo.

lolahierro1
Uno de los grandes problemas de Níger es el abastecimiento de agua | LOLA HIERRO

¿Cómo es la convivencia entre pobres y perseguidos?

He estado en Níger diez días hablando con desplazados internos, refugiados y población local, y me ha parecido que en principio la convivencia no es mala. Yo creo que, en general, en África hay un sentido de la solidaridad más fuerte que en Europa. No sé por qué pasa, pero mis compañeros que han ido a otros sitios del continente también han sido testigos de esa solidaridad.

En Diffa, una región de Níger fronteriza con Nigeria donde unas 360.000 personas necesitan ayuda humanitaria, también pasa. En general no hay problemas, pero sí cierta desconfianza. Una señora me dijo que ella siempre tenía un poco de miedo, porque nunca sabía del todo a quién estaba metiendo en su casa. Podía ser un simpatizante de Boko Haram que trajera un ataque a la región. Porque, según me dijeron los propios refugiados, los ataques que está realizando Boko Haram en las ciudades nigerianas al sur serían imposibles de hacer si no contaran con gente dentro: gente que les dice dónde está la casa del político, del gobernador o del hombre más rico del pueblo.

Y a pesar de esa desconfianza…

Sí, abren sus casas al que llegue. Esta señora, que era de un pueblo llamado Chetimari, me decía: “El jefe de nuestra comunidad nos dijo que nos preparásemos para recibir invitados”. Ella misma tuvo en su casa durante 90 días a 40 personas. Incluso cedió una parte de sus terrenos para que una familia se hiciese una pequeña choza. Vas por la N-1, que es la única carretera asfaltada que hay en Diffa,  y ves a izquierda y derecha de la carretera asentamientos informales sin fin. No son campos de refugiados; la gente que vive allí les acoge.

Además del terrorismo y la crisis migratorias, ¿hay otros problemas?

Uno muy grave es el agua. El agua y la comida son los recursos que más escasean. Hay un pueblo donde han llegado 26.000 refugiados y desplazados que tiene un solo pozo con capacidad para abastecer a menos de mil personas. Supe por los vecinos que hubo un muerto en una de las disputas; uno que se llevó un navajazo por coger agua.

Las agencias de la ONU y las oenegés intentan sensibilizar a la comunidad para evitar estas situaciones. Además, están acometiendo proyectos como la construcción de pozos, y, donde eso resulta imposible, al menos llevan camiones con agua. Ahora en ese sitio ya no hay problemas, porque llevan agua, pero sí los hubo al principio. No es todo bonito: existen este tipo de situaciones, pero la solidaridad es patente, y a mí me deja alucinada.

¿No es eficaz el Programa Mundial de Alimentos (PMA)?

Sí, pero el PMA, que distribuye alimentos no perecederos, no llega a todo el mundo. Ayuda sólo en parte. Además, la población necesita el alimento que aportan los agricultores locales, que siguen cultivando sus campos. Sin embargo, muchos se han tenido que ir y sus campos se han quedado sin cosechar.

¿Qué historia rescatarías de Nigeria?

La de uno de los primeros refugiados que entrevisté, con quien me gustaría seguir en contacto. Se llama Boulla Boulama. Es de Damasak, una ciudad nigeriana que ha sido atacada varias veces, y tiene seis hijos. Tuvo que salir corriendo de su ciudad por un ataque de Boko Haram. Perdió a uno de sus hijos por el camino, que tendría ocho o nueve años. Desde entonces no ha vuelto a saber nada más de él. Me escribió en una caja de cerillas el nombre del niño por si yo acaba sabiendo algo de él y podía ponerle en contacto con su padre. Yo le pasé ese nombre al personal de UNICEF y a COOPI, la cooperación italiana, que también trabaja con los niños allí. Hay muchas familias y menores que se han separado durante la huida.  Ojalá se reencuentren.

lolahierro3
Ellos se quedan sobre el terreno cuando termina la cobertura | LOLA HIERRO
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s