Eritrea, la Corea del Norte africana

Todos huyen de Eritrea. Cada mes, más de cinco mil de sus habitantes, según datos de la ONU. Con un 12% de la masa total migratoria a Europa, en este país se origina una de las desbandadas más numerosas de refugiados hacia el viejo continente. Pero hablemos de Eritrea: ¿qué esconde este país? ¿Por qué tantas personas se ven obligadas a abandonar sus hogares para intentar llegar hasta Europa, aún a riesgo de ser secuestrados, asesinados, o simplemente desaparecer?

Eritrea, al este del continente negro, está entre Sudán, Etiopía y el mar rojo. A lo largo del siglo XX fue primero colonia italiana y después, tras la Segunda Guerra Mundial, del Reino Unido. Fue entonces cuando se produjo la federación de este país con Etiopía. Al iniciarse el proceso de descolonización, las tensiones entre ambas naciones eran ya importantes, y terminaron por provocar una guerra que se prolongaría durante diez años.

Conseguida la independencia, Isaías Afewerki alcanzó la presidencia del país en el año 1993. Afewerki sería el primer y único presidente electo que conocería Eritrea, pues allí no han vuelto a celebrarse elecciones hasta el día de hoy. Aquel sería igualmente el comienzo de una oleada de crímenes contra los propios eritreos, que han provocado que este país sea llamado la Corea del Norte africana. Las dificultades para entrar y salir son enormes, y según Reporteros Sin Fronteras, en el año 2013 el país ostentaba el dudoso honor de ser el más inseguro para la actividad periodística, incluso por delante de la dictadura asiática.

eritrea-3
El presidente Isaías Afewerki. Imagen de Wikimedia.

A pesar de ser tremendamente inaccesible, sí es conocida la inexistencia en el país de las libertades de expresión, circulación y religión. Afewerki ha convertido Eritrea en una auténtica prisión, y a sus ciudadanos en algo así como sus esclavos. Según Amnistía Internacional, el número de presos políticos se eleva a más de diez mil. Básicamente se obliga a todos los hombres a cumplir servicio militar desde los 17 años hasta que el presidente lo diga; el Gobierno se adjudica todas las ayudas que vienen del exterior, y las torturas son algo habitual. Es por eso que por encima de treinta mil personas llegaron a las costas europeas en 2014 según ACNUR. El cauce migratorio se incrementó especialmente a partir del año 2001 como consecuencia de la suspensión de su Constitución y la prohibición de cualquier ideología que no coincidiera con la del Gobierno.

Entre 2006 y 2012, los eritreos solían emprender una ruta a través de Sudán (vía Etiopía) y Egipto para llegar hasta Israel. Sin embargo, en 2012 el Gobierno israelí renovó su ley anti infiltración y valló su frontera con Egipto para detener la corriente de migrantes africanos. Egipto también estaba implementando una política de “tirar a matar” en sus fronteras para evitar que los migrantes africanos llegaran a Israel.

Estas dos medidas provocaron, en primer lugar, la reducción del número de migrantes y, además, la utilización de Libia como ruta para llegar a Europa. Este último país se ha convertido en un foco para los migrantes por su proximidad con Europa y por el vacío provocado por la violencia a gran escala y la crisis política del país. Pero también para los delincuentes organizados que llevan a cabo operaciones de contrabando y trata.

Una brutal red de tráfico de personas rapta a los refugiados en la península del Sinaí. Grupos beduinos exigen rescates astronómicos a las familias. Alrededor de 10.000 de los 50.000 jóvenes que han abandonado Eritrea desde el recrudecimiento de la dictadura en 2008 han desaparecido.

Cerca de cuarenta mil eritreos se hallan refugiados en Israel, ochenta y siete mil en Etiopía y ciento veinticinco mil en Sudán. Pero no solo huyen por tierra: muchos deciden saltar al mar, donde mueren a miles. Todo sea por huir de Eritrea, un país que se ha convertido en una auténtica cárcel para su gente.

 

 

Imagen de portada: Wikimedia. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s