Autobús a Idomeni a ritmo de Burning

En mi cabeza suena el acento chulesco de Burning en Qué hace una chica como tú en un sitio como este cuando pienso que este verano estaré en Grecia como un turista más. Estoy pensando si ponerme o no calcetines debajo de las chanclas para acabar de ser el guiri ideal. Yo podré entrar y salir de Grecia cuando quiera porque soy ciudadano español, y en cambio cerca de 15.000 personas han sido desalojadas de Idomeni y no pueden moverse porque han nacido en Siria, Irak, Eritrea, Afganistán…

Ha sido una semana dura. El jueves 26 se dio por desalojado completamente el campo de refugiados de Idomeni, en la frontera entre Grecia y Macedonia, la misma en la que Gabriela Andreevska coordina los movimientos activistas.

El 9 de marzo se cerró esta frontera, y con ella, la llamada Ruta de los Balcanes. Idomeni no era un campo de refugiados oficial. Idomeni era en un embudo por el que iban pasando poco a poco los refugiados que iban en dirección a Alemania y Austria a través de los países balcánicos. Pero Macedonia y Hungría cerraron sus fronteras y terminaron con esta ruta de acceso a Europa. Fue entonces cuando Idomeni dejó de ser un embudo para ser un tapón.

Idomeni1
Lo que queda del campo de refugiados de Idomeni. Imagen vía Arbide Aza.

Durante estos dos meses se han hacinado hasta casi 15.000 personas en este campo de refugiados mientras esperaban que se abriera de nuevo la frontera. Es conmovedor ver cómo grupos de niños de Idomeni corean en la autovía “open the border”.

Sin embargo, el Gobierno heleno tomó la decisión de reubicar a los habitantes de este campo de refugiados. En palabras del ministro de migración, Yanis Muzalas, se trata de “acabar con el drama de las favelas”. Sin embargo, algunos grupos activistas señalan directamente la cercanía de la temporada alta del turismo en Grecia. Se supone que hay que esconder a los refugiados para que turistas como yo podamos comernos los helados sin incómodas preguntas en la conciencia.

Idomeni3(EFE)
Los refugiados de Idomeni han abandonado muchas cosas por el camino. Imagen de EFE.

Tanto si es cierto como si no, el caso es que el campo de refugiados de Idomeni fue desalojado el jueves en una macro-operación que ha involucrado al menos a 700 policías de uniforme junto con un equipo de agentes de paisano, además de un helicóptero. Se avisó con antelación a los refugiados, que estaban preparados para partir en una flota de autobuses puestos para la ocasión. Los primeros en abandonar el campo, por orden de las fuerzas de seguridad, fueron los periodistas, “para que los refugiados no se sientan incómodos delante de las cámaras”, así como los voluntarios de diversas ONGs. Tan sólo un pequeño equipo de Médicos Sin Fronteras pudo quedarse sobre el terreno.

Los antiguos habitantes de Idomeni han sido trasladados a distintos puntos de acogida en las inmediaciones de Atenas y Tesalónica. Sin embargo, ACNUR denuncia que algunos de esos lugares están en “condiciones deficientes” para acoger a personas. A pesar de todo la jornada de desalojo se desarrolló pacíficamente y sin incidencias.

Cuando vuelva de Grecia me acordaré de todos los que no se pueden mover de allí. A lo mejor Europa es la mujer fatal de la que habla Burning: primero seduce, luego mata.

Anuncios

2 comentarios sobre “Autobús a Idomeni a ritmo de Burning

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s