El año de inflexión fue 2014

Hace unas semanas, la UE firmó un acuerdo con Turquía para devolver a los refugiados que llegaran a suelo europeo. Todo por no querer hacerse cargo de ellos. Es más sencillo dar dinero a otros para que se encarguen ellos, algo que se podía haber hecho mucho antes, sin tener que esperar a que más de 4.000 personas murieran en el Mediterráneo en el último año.

La guerra civil siria empezó con unas revueltas el 15 de marzo de 2011. Pongamos el contador a cero`en esa fecha, a pesar de que personas como Ayman ya habían huido de la dictadura de Assad. A pesar de que en marzo de 2011 ya había más de 40 millones de desplazados en el mundo a causa de la violencia. Pongamos el contador a cero y fijémonos en los refugiados sirios.

Cuando se cumplió un año del conflicto, sólo 22.317 personas (según datos de UNHCR) habían abandonado el país. Sólo. La mayoría de la población confiaba en una pronta intervención internacional y en la solución de la guerra. Un año después, el número de refugiados sirios se multiplicaba por 40. Casi un millón de personas eran refugiados sirios. La mayoría iban a campos de refugiados en la vecina Jordania o en Turquía o en el Líbano. En marzo de 2014, ya eran 2.530.929 refugiados sirios. Muy pocos llegaban todavía a Europa. No estaban aún en el foco de la atención mediática. En marzo de 2015 había 3.901.050 refugiados sirios en el mundo. Casi 4 millones de sirios habían escapado del país. Esto sin tener en cuenta el número de desplazados internos, que superaba los 7 millones. Las cifras que se manejan este año son de 4.815.868 refugiados huidos de Siria.

chart
Fuente: UNHCR

Todas las guerras provocan desplazamientos. Si tienes una familia que cuidar, si te bombardean tu casa, no tienes más remedio que huir. Cualquier padre quiere lo mejor para sus hijos, y una guerra no aporta nada bueno. Por eso, una vez que te das cuenta de que esto no va a tener una solución a corto plazo, huyes. No hay otra opción. Es eso o coger las armas arriesgando tu vida, y la de tu familia.

En el Líbano, una de cada cinco personas es refugiada siria. En Jordania el 10% de la población también son refugiados (la mayoría viven en el campo de refugiados de Zaatari: más de 80.000 personas). Cuando los campos de refugiados turcos, libaneses y jordanos se desbordaron, cuando dejaron de recibir los fondos acordados y la situación era ya insostenible, los refugiados sirios continuaron su calvario por Europa. De esto fuimos partícipes este verano, pero si se hubieran puesto los medios el año anterior nos hubiésemos ahorrado muchos muertos en el mar. 2014 fue un año de inflexión. La dejadez de los gobiernos internacionales provocó las huidas del año siguiente. Una de las rutas más conocidas fue la que se bautizó como ruta de los Balcanes.

Los refugiados buscaban en Europa lo que la propia Europa les había negado. Entre enero y junio de 2015 se registraron 147.209 llegadas a suelo europeo. UNHCR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, también conocido como ACNUR) calcula que en septiembre llegaban en torno a 5.000 personas al día a Grecia tras cruzar el mar Egeo. Una de esas personas que lo intentó y no lo consiguió fue Aylan Kurdi. Él despertó la mirada de Europa.

De las 1.255.600 peticiones de asilo en la UE el año pasado, 362.800 son sirias. Es decir, los sirios son prácticamente un tercio, pero hay casi 900.000 personas que no lo son. Las peticiones afganas son casi 180.000, mientras que algo más de 120.000 son iraquíes. Las casi 600.000 restantes pertenecen a otras nacionalidades: somalíes, eritreos, sudaneses, yemeníes, libios… En 2014, las peticiones de asilo a Europa fueron 562.680. En 2015 llegaron casi 700.000 más. Otra vez el año de inflexión. El olvido generó más necesidad. La huida desesperada es sólo una consecuencia.

Llegadas a Grecia 1enero 2marzo
Llegadas a Grecia en los dos primeros meses de este año.

En los que llevamos de año, ya han llegado a Europa más de 150.000 personas. En los seis primeros meses de 2015 fueron 147.209. Cada vez llegan más, cada día queremos hacer menos.

Tras la llegada masiva de refugiados a finales de 2015, los gobiernos europeos acordaron repartirse 160.000 refugiados. A España deberían haber llegado al menos 8.000, pero no sabemos casi nada de ellos. Del reparto, sólo se han recolocado a 937 personas. Por el contrario, ese acuerdo se da por olvidado mientras se cierran las fronteras de Europa y se firma otro con Turquía. Más de 10.000 personas esperan en la frontera de Grecia con Macedonia en Idomeni. 50.000 en todo el territorio griego. Las islas griegas se vacían para enviar de vuelta a los nuevos refugiados. Se limita el número máximo de exiliados y nadie sabe cómo aplicar el pacto.

Los refugiados sirios son sólo una parte de los afectados, una parte de los 19,5 millones de refugiados que hay en el mundo. Pero a esos casi veinte millones de refugiados hay que sumar los 38,2 millones de desplazados internos. El mundo es una inmensa olla a presión. Y los países afortunados se pelean por contener esos enormes movimientos de población sin atender a sus causas. Dando dinero a Turquía, como si el dinero lo arreglara todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s