X. Aldekoa: “Es un silencio totalmente asesino”

Xavier Aldekoa nació en 1981 en Barcelona. Cuando era pequeño, su padre no le contaba cuentos mientras estaba en la cama, sino que le narraba partes del Quijote. A temprana edad leyó un libro que le llevó a soñar con el continente africano: Un capitán de quince años, de Julio Verne. Quería viajar, vivir esas aventuras, así que se licenció en Periodismo. A los 20 años viajó por primera vez a África y se enamoró.

Ahora es el único corresponsal de La Vanguardia para un continente de una extensión mayor que China, India y Estados Unidos juntos. Hace unos meses se juntó con otros periodistas como Mikel Ayestaran, Pablo Suanzes o Marta Arias para crear Revista 5W, apostando por un periodismo de largo recorrido. Lo define como “una locura de unos cuantos”, pero bendita locura. El 20 de octubre nos prestó unos minutos.

Recientemente has publicado un libro bajo el nombre de  “Océano África”. Pero, sin embargo, comienzas diciendo que África no existe… ¿Qué ha pasado para que nos olvidemos de ella?

Creo que tenemos que irnos muy atrás para entender esa visión de África, que nunca fue de igual a igual, siempre ha habido una relación de abuso, en la que nosotros somos la parte ganadora.

Hoy en día, la gente, los medios de comunicación, se rigen por lo influyente, lo que ellos juzgan importante. Eso también hace que la situación en el continente sea diferente.

Y parece que África no nos interesa…

Yo sinceramente creo sí que interesa. No interesa a lo mejor a los medios de comunicación, pero yo veo -y tú lo ves- que el continente africano sí interesa.

Pero no es un sitio, no es un territorio, que influya: no tiene una influencia en las relaciones internacionales. Eso genera que se le relegue muchas veces a un silencio injusto. Lo que se acerca a la civilización occidental se explica más en estos medios de comunicación. Lo que se aleja de ella queda relegado al silencio.

De hecho, desde Occidente muchas veces tenemos la impresión de que hay refugiados y desplazados internos en África, pero nos olvidamos de ellos porque sólo nos afectan los de Siria e Irak. Llegan a Europa y parece que esto es algo que…

Pero llegan también de África, aunque es verdad que este verano han sido sobre todo de Siria.

aldekoa (8)

Sí, sí. Pero, ¿por qué silenciamos lo que pasa en Eritrea, de la que llegan muchos refugiados a Europa; en República Centroafricana, donde hay una guerra brutal desde 2013, o en Sudán?

Hay muchos factores. Decimos África desde aquí, pero como decías, Eritrea es una dictadura que reprime de manera brutal a la población, huyen de allí; pero también está Gambia. Gambia lo tenemos aquí al lado. Es un país que está en medio de Senegal y es, después de Eritrea y Somalia (por una cuestión de guerra), la tercera nacionalidad africana que más gente está enviando o, mejor dicho, que está haciendo que la gente huya hacia el Mediterráneo.

Así que las causas son diferentes, pero se basan en una misma razón. Es una cuestión de inestabilidad.

Pero no todo el mundo huye. La gente sólo huye si ve que el futuro es una desesperanza o tiene miedo a que ese futuro signifique hambre o ese futuro signifique muerte. Así que todo el mundo huye cuando no tiene un futuro, e intenta buscar lo mejor para los suyos. Eso está en el motor de lo que ocurre.

Ahora mismo, ¿cuántos países dentro de África están en esa situación de guerra que están provocando refugiados? República Centroafricana, Sudán…

Sí, República Centroafricana, el norte de Nigeria… Pero, cuando yo digo que huye la gente para quien el futuro es una desesperanza, la desesperanza no es sólo peligro de muerte. Es también peligro de que no haya futuro, para ti o para los tuyos. Por lo que me parece un poco injusto juzgarlo como si, por ejemplo ahora que se habla de refugiados, sólo tuvieran derechos los refugiados pero los inmigrantes no.

Un inmigrante es alguien que ve que no tiene un futuro, que su gente no tiene un futuro, e intenta lo mejor para sus familias. Es lo que queremos todos. Hay veces que no es un conflicto latente. La gente de Mali, la gente de Senegal, la gente de Costa de Marfil… que intenta llegar a Europa: ¿huye de una guerra? No exactamente. En Mali sí, en el norte, pero a lo mejor huyen porque no tienen un futuro. Me parece un motivo igual de válido que huir de la muerte o huir de la pobreza.

Una de esas razones por las que se huye también es, como está pasando en Nigeria, el auge del yihadismo, de Boko Haram. Por ejemplo, el mismo día que ocurrió el atentado en la sede de Charlie Hebdo, mataron a 2000 personas en Baga (Nigeria), y, un tiempo después, a 147 estudiantes de la universidad de Garisa (Kenia). ¿Por qué ha adquirido tanta fuerza Boko Haram, en el norte de Nigeria?

¿Sabes qué pasa? Que el yihadismo es un problema en todo el mundo, pero en África sobre todo. No sólo Boko Haram. Boko Haram, en la parte del norte de Nigeria y en Mali; pero también está Al Shabab, en la zona de Somalia.

Me parece un poco injusto juzgarlo como si sólo tuvieran derecho los refugiados pero los inmigrantes no

Cuando te fijas en los motivos ves que siempre va a coincidir algo: hay una población muy pobre, una población muy muy poco educada (con muy poca cultura) y unas estructuras de Estado muy débiles. Hay un Estado que no responde, que no da derechos y que no protege a sus ciudadanos, que no les da sanidad, que no les da educación. Estos tres factores son un caldo de cultivo de desesperanza, que lo aprovecha gente para su causa. Y, en este caso, el yihadismo ha sabido perfectamente entrar ahí. Sabe que ahí tiene adeptos y sabe que, a lo mejor dando una sanidad y un poco de represión, llevará a gente a su causa.

En la denuncia de estas atrocidades es normal que vayan periodistas de fuera, como has ido tú para contarnos qué está pasando. Pero, ¿qué papel juegan los propios periodistas africanos? ¿Se les tiene más en cuenta? ¿A lo mejor se les debería tener más en cuenta desde aquí?

No lo sé. Yo es que creo que un periodista, al fin y al cabo, es un traductor de una realidad. Y necesitas tener el lenguaje de la gente a la que te diriges. Cuando digo el lenguaje, no me refiero a la lengua, pero sí a los códigos de la gente a la que hablas.

Yo explico África y soy consciente que la explico a un lector español, a un lector occidental. No creo sinceramente que la cuestión sea que los africanos expliquen lo que les ocurre a todo el mundo, porque tampoco lo pedimos de China. No pedimos que lo chinos expliquen China o que los estadounidenses nos expliquen Estados Unidos. No. A mí me parece bien que haya periodistas españoles en Estados Unidos o periodistas españoles en China explicándonos lo que ocurre allí, porque nos lo traducen. Lo mismo pienso de África.

Dicho esto, hay periodistas en África que están haciendo un gran trabajo. Pero en estos sitios donde hay una gran represión, los periodistas locales tampoco tienen acceso. Lo primero que hace el yihadismo en un país es controlar los medios de comunicación, controlar la comunicación y convertirla en propaganda.Y no hay nada más incómodo para la propaganda que un periodista.

aldekoa (10)

Tú, en las dos conferencias que has dado en Pamplona, has insistido en no quedarnos con el lado negativo del continente: con la pobreza, con las enfermedades, con las guerras, con los tópicos de los paisajes de la sabana… porque eso es solo una parte de la realidad. En Revista 5W, que es el proyecto que habéis empezado algunos periodistas, ¿cómo vais a enfocar esto?

Pues intentando hablar de lo que no se habla normalmente. porque ya sabemos que de lo que se habla está bien cubierto en algunos casos, más o menos. Pero nosotros no pretendemos competir con un medio tradicional porque no podemos. Ni siquiera por una cuestión monetaria. No podemos llegar a eso.

Sin embargo, creemos que hay muchos aspectos en el periodismo internacional que no se tratan y que tampoco se tratan en profundidad. Nosotros vamos a hacer eso, porque tenemos a gente en el sitio, somos gente que creemos en ese periodismo y le vamos a dedicar todo el tiempo y todo el cariño que podamos a esos temas. Tenemos margen de maniobra porque hay gente que lo demanda. Vamos a explorar -ya veremos cómo lo hacemos- el contacto con la gente. Yo creo que son muy interesantes las herramientas que nos brindan Twitter, Facebook, Skype… para hacer que la cobertura sea mucho más próxima. Que sepáis, a lo mejor, pequeñas cosas que ocurren en la preparación de un viaje o en una cobertura: no sólo el producto final. Incluso al acabar el reportaje, cuando la gente lo haya leído, abrir una ventana de conversación entre el autor y gente que no está de acuerdo o gente que se ha quedado con ganas de más, que tiene ganas de explorar más. Creo que ahí hay mucho margen de maniobra y vamos a intentar en 5W explorarlo también.

Justo eso iba a decir ahora mismo. Agus Morales y Anna Surinyach están haciéndolo muy bien en la ruta de los refugiados.

Sí, están tuiteando como si no hubiera un mañana…

Yo te quería preguntar una cosa: ¿con qué te quedas tú de África? ¿Qué podemos aprender del continente?

Que son muchas, que son muchas Áfricas, y que son gente que nos lleva mucha ventaja, en algunos casos, en relaciones y en códigos sociales. Es gente que vive en sociedad y saben lidiar con algún tipo de conflicto. Saben lo que de verdad significa la solidaridad y las ventajas que eso aporta. Por ejemplo, los Pigmeos en Camerún cuando encuentran miel en la selva nunca cogen toda la miel, dejan una parte por si hay alguien, algún otro pueblo que, como son nómadas, llegue allí y encuentre esa miel. Es una solidaridad que va mucho más allá de lo personal. No es que yo sea solidario contigo, es que yo soy solidario con alguien que no sé quien es, si existe o si va a venir. Pero yo soy solidario porque a mi me gustaría que si yo vengo con necesidad en algún sitio alguien haya dejado miel. Esos códigos me parecen que son muy interesantes en África.

Hay un interés para que el silencio perviva

Me parece que eso que has dicho de ser solidario choca radicalmente con lo que hacemos en Occidente por África: hacemos lo que nos interesa. Es el caso que has puesto en la sesión en FCOM: hay unas petroleras en el delta del Niger que han derramado lo equivalente a 27 Prestige. Mientras tanto, aquí en Occidente, como si no pasara nada.

Ya bueno, pero es que es difícil llegar allí y explicarlo. Ahí también hay un interés de las petroleras. En 50 años se han generado más de 600.000 millones de dólares para las petroleras, las autoridades locales. Y en la población la esperanza de vida ha descendido 11 años, en la zona más rica de toda Nigeria ha descendido 11 años, y ha descendido 11 años por culpa de eso vertidos y de esas dificultades para vivir. Ahí sí que creo que hay un interés para que el silencio perviva. Es un silencio totalmente asesino. No tengo duda. No digo que siempre sea así, pero en este caso sí.

En cambio, se supone que Nigeria es la primera potencia africana…

Bueno, es la primera economía. La primera potencia probablemente sea Sudáfrica. Pero es que Nigeria son un montón de países. No tiene nada que ver el norte de Nigeria, donde se encuentra todo el tema del yihadismo que hablábamos antes, con toda la parte del sureste (la parte del delta del Niger) o con el otro sur (el sur de Lagos) e incluso la capital Abuja, que está en el centro. En Lagos hay una vida cultural, una economía efervescente enorme. El mayor multimillonario africano vive allí, en Lagos… Son muchos países en uno, y, aunque nosotros hablemos de Nigeria, es posible que sea la primera economía de África pero eso no significa que haya acabado con todas esas contradicciones y con todas esas diferencias.

Entonces, para cambiar eso lo que tenemos que hacer es hablar de ello y denunciarlo ¿no?

Claro, pero no hablar de un solo país: África. Pero es que ni siquiera como un solo país nigeriano, en el sentido de que todo es igual o hablar de Nigeria con todas las diferencias. También pasa en España. No es lo mismo Cataluña que Andalucía ni que Galicia. Hay unas diferencias, quizá menores. Allí son muchísimo mayores, así que hay que explicarlas. Cuanto más sepamos, más matices tendremos.

Y ¿qué puede hacer la gente que lea esta entrevista?

Ser lector crítico. Eso me pasa a mi también con otras partes del mundo. Creo que hay que intentar, forma parte de nuestra responsabilidad de ciudadano, estar informado de lo que pasa en el mundo. Porque tú siempre tienes la opción de cerrar los ojos y decir: yo no me entero de nada. Pero estamos en una posición privilegiada. Nosotros estamos en Occidente, en el primer mundo. Creo que qué menos que estar enterado de lo que ocurre en el mundo. Hay ventanas para ello, hay personas.

Si lees con un ojo crítico ves que hay periodistas que valen la pena, otros que no. Ahí hay una cuestión de ser autocrítico: voy a seguir a los periodistas que son honestos, que valen la pena, voy a buscar esas ventanas donde hallar la información que quiero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s