A. Panadero: “He sido testigo de un crimen contra la humanidad”

Alfredo participó en el rodaje de un documental en Irak en verano y ha estado a dos kilómetros de una bandera de DAESH. Ha oído testimonios espeluznantes y ha vivido muy de cerca el horror del Estado Islámico. Ha accedido muy amablemente a hablar con nosotros de todas estas cosas y de muchas más. Tiene el honor de abrir la Segunda Persona de Je Suis Réfugié, y desde luego no nos ha fallado.

Alfredo Panadero es un joven navarro de 24 años que estudió Comunicación Audiovisual en la Universidad de Navarra y actualmente cursa el Máster en Guión Audiovisual de esta misma universidad. Durante la carrera escribió y dirigió varios cortometrajes, algunos  de los cuales fueron seleccionados en festivales, y también hizo prácticas en HBO Latinoamérica en Caracas, Venezuela.

Trabajó en la Facultad de Comunicación de la UNAV como realizador audiovisual y editor de vídeos y en la Fundación Fase realizando y editando vídeos sobre neurociencia y el cerebro humano para vender en plataformas digitales a universidades y centros de investigación.

Dice que se abrió al mundo después de pasar un mes haciendo el Camino de Santiago al terminar su carrera, y de hecho parece que ha sido así, porque este verano ha viajado a Irak para contar las historias de los cristianos perseguidos a través del proyecto documental “Guardianes de la Fe”. Con el material que recogió en Irak está dirigiendo y editando varios cortometrajes documentales desde Pamplona. “Guardianes de la Fe” se estrenará probablemente en febrero, y hoy hablamos con Alfredo sobre los que se han quedado en su tierra sufriendo el horror del Estado Islámico en vez de huir a Europa, como han hecho muchos otros.

Nosotros hablamos de refugiados, pero tú has estado tratando a los que no han podido o no han querido huir, y a los que han sido desplazados dentro del país. Ponnos en contexto; ¿cuáles son las condiciones de vida en Irak?

Las condiciones de vida en Irak, como supondrás, no son muy buenas. Actualmente hay ONGs e instituciones que están ayudando a que la situación mejore, pero la ayuda no es suficiente.

Por lo general, lo que estamos viendo es que muchísima gente que tenía una vida acomodada, como tú y como yo, está pasando por una situación en la que no sólo no tiene eso, sino que además todo lo que formaba parte de su vida se le ha quitado. Se les ha llevado a un sitio del que ni siquiera conocen el idioma.

En el caso de Irak, muchos árabes han sido desplazados dentro de su propio país por el EI al Kurdistán, donde hablan kurdo, no árabe. Entonces, ellos mismos se ven en una situación en la que no pueden acceder a un trabajo fácilmente porque no conocen el idioma, en la que la educación de sus hijos es muy complicada (también por culpa del idioma), y en la que la sanidad no puede encargarse de ellos. Son miles los que se han desplazado allí sin ninguna garantía de tener una vida digna. El gobierno del Kurdistán sí que les acogió, pero poder vivir allí es sobre todo gracias a AIN, que es la fundación de la Santa Sede.

Las alarmas sobre la crisis de los refugiados no han saltado en Europa hasta que han llegado a la frontera de Hungría, pero ya hace meses que Líbano y Turquía están soportando un gran peso de migrantes, y hace ya cuatro años que Siria e Irak se encuentran en estado de guerra. ¿Qué opinión merece en estos países la postura europea?

Hubo un sacerdote, el padre Douglas, que nos dijo: “los cristianos de Irak no olvidarán lo que sus hermanos de Occidente no hicieron por ellos”. Lo que vi cuando estuve allí es que la gente ha dejado de confiar en el hombre. Al ver que las ayudas que reciben son más para sobrevivir que para volver a sus hogares, a la vida que tenían anteriormente, unos se resignan; otros, simplemente dicen: “estoy aquí mientras intento irme a otro país: Alemania, Turquía, etc.”

Cuando yo volví de Irak, de repente, saltó todo esto. Lo que estoy viendo es que por lo general en Europa lo que nos afecta directamente nos importa, como ya pasó con el ébola. En este caso es lo mismo, esto lleva pasando mucho tiempo. Muchos cristianos y muchos otros, también musulmanes, perseguidos por el EI, han tenido que huir al Líbano. No has mencionado Jordania, que es el país que más refugiados acoge en el mundo y no ha estado saliendo en los medios.

“Lo que vi cuando estuve allí es que la gente ha dejado de confiar en el hombre”.

Hasta que eso no nos afecta a nosotros no hacemos nada, y de hecho hasta que no llegan a la frontera con Alemania, Alemania no decide distribuirlos, ¡no vaya a ser que lleguen demasiados! ¿Qué está pasando? Que están llegando muchísimos [refugiados] a Alemania porque tenían familiares que ya habían huido a Alemania. Entonces Alemania hizo una redistribución de los refugiados que han huido de su país, especialmente  de Siria, pero de aquellos que ya están en Europa. Los que están ahí [en Siria] siguen ahí, y no los van a sacar de ahí.

¿Crees que Europa puede acoger a todas las personas refugiadas que han atravesado sus fronteras huyendo del Horror del Estado Islámico?

No, es imposible. Son demasiados. Europa no puede acoger a tal cantidad de gente. Es verdad que en Europa y aquí mismo, en España, hay pueblos que están poco poblados y podrían acoger a bastante gente, pero incluso así son demasiados. ¡Estamos hablando de millones!

El caso de Irak es muy concreto; actualmente hay 300.000 cristianos refugiados en Irak, en el Kurdistán, pero aunque nosotros tenemos sitio, está ocurriendo ya en otros países que el EI está entrando, no sólo en Irak y en Siria, y eso va a producir lo mismo que está produciendo en estos lugares.

Estamos en una situación en la que poco a poco nos vamos a encontrar que entra gente en nuestros países; gente cuya cultura desconocemos, así como su condición, su religión, sus ideas… No sabría decir si lo que tenemos ahora lo vamos a poder acoger. En principio sí; es lo que Europa está intentando hacer, pero esto va a más y a más, ya veremos qué pasa.

apanadero

Algunas personas argumentan que la llegada de refugiados a Europa tendrá efectos negativos en la economía y la unidad social del Viejo Continente. Sin embargo, también estamos viendo una oleada de solidaridad hacia todas las personas refugiadas. Si hubiera que poner los pros y los contras en una balanza, ¿es positivo para Europa que se refugien en ella tantas personas?

 Es una buena pregunta. Sí y no. Sí, porque estamos acogiendo a personas que ahora mismo no tienen nada, y les estamos ayudando a que tengan una vida que  no van a volver a tener de todos modos, aunque sea aquí en Europa.

Y no, porque hasta cierto punto, son personas que, en general, no hablan el idioma [del país que los recibe]. Además, estamos acogiendo a gente, pero ¿para cuánto tiempo? La idea es que se queden, pero hay muchos que están llegando a España y lo que quieren es irse a Alemania y ya veremos si la Unión Europea va a dejarles.

Si van a ser un bien para la economía no lo sé, porque ¿en qué van a trabajar? Sí, es verdad, hay puestos en los que pueden trabajar, sobre todo en el sector servicios, pero aun así no sabemos qué formación tienen… Es muy complicado; la verdad es que no lo sé, me parece una incertidumbre real.

Por otra parte, no pienso que sea la pregunta que debamos hacernos. No deberíamos decirnos: “bueno, esto me va a traer económicamente un beneficio”. Aunque supongo que si se les ha acogido aquí es porque algún beneficio tendrán algunos países europeos…  pero no lo sabría decir, la verdad.

Muy pocos periodistas españoles se han atrevido a cubrir el conflicto desde Irak, y algunos de ellos han sido secuestrados por DAESH. ¿Qué te llevó a participar en “Guardianes de la Fe”?

Lo que me hizo participar en Guardianes de la Fe fue ver que hay muchas familias que están sufriendo injustamente por una guerra entre religiones, entre sunitas y chiitas, y que los cristianos están en medio de algo que no han provocado, ni tampoco pretenden provocar nada.

El padre Douglas, un sacerdote iraquí, de Bagdad, vino a Pamplona a dar su testimonio, y a mí me impactó muchísimo lo que él dijo. (Es verdad que para entonces yo había hablado ya con Jaume Vives, y ya le había dicho que era muy posible que me apuntara al proyecto. Por entonces pensábamos que iba a ser para junio, pero luego las cosas cambiaron y lo trasladamos a agosto). El padre Douglas, al final de la sesión, rezó el padrenuestro en arameo, y en ese momento empecé a ver flashes de imágenes en mi cabeza del desierto, sol, calidez, personas en la calle… Empezaron a pasarme varias imágenes por la cabeza y en ese momento me di cuenta de que tenía que ir.

Ya no era una cuestión de si a mí me venía bien o no me venía bien ir, que me diera más o menos currículum, por ejemplo, sino que me dije: “yo necesito hacer esto, y si cuando pase un tiempo, cuando mi vida pase, no lo he hecho, me voy a arrepentir”. Sabía que había un riesgo real, aunque es cierto que siempre nos sentimos muy seguros.

“Allá donde van, la gente trata de huir, porque no se detienen ante nada”.

¿Cuál es la situación en Irak? ¿Qué relación hay entre los DAESH y el resto de la población?

El DAESH ha provocado que la gente huya de sus hogares,  ha creado un clima de inseguridad, y ha provocado que al final la gente no se sienta segura en su propio país. El EI el 10 junio de 2014 entra en Mosul y obliga a muchísima gente a huir. El 3 de agosto hace una masacre en Sinjar y matan a 17.000 yazidies, ¡17.000 personas mueren a manos del EI! El 6 de agosto bombardean e invaden Qaraqosh e invaden también Bartella.

Entonces, la relación entre el Estado Islámico y el resto de la población es ninguna, sinceramente, no tienen ningún tipo de conexión, ni ningún tipo de relación. Allá donde van, la gente trata de huir, porque no se detienen ante nada; lo que tienen en su cabeza es hacer la yihad, lo que Allah quiere.

Aunque es mucho más complejo que eso… Hay también mucha política y economía detrás, no es tan sencillo. Es así como captan a la gente; captan a muchos jóvenes que deciden dejarlo todo, alistarse al EI y hacer la yihad. Pero también es verdad que hay unos intereses detrás de estos grupos que poco a poco se irán viendo, si no se ven ya.

¿Cómo es la vida de los cristianos perseguidos en Irak?

Los cristianos en Irak viven en campos de refugiados; viven en unas condiciones deplorables, no tienen fácil acceso a educación, ni a trabajo, ni a sanidad. Gracias a Dios hay unas personas, sacerdotes y monjas, que han trabajado para que existan unos dispensarios de medicinas para los cristianos, porque la mayoría no pueden permitírselas.

Se encuentran con que después de estar un año entero viendo que la ayuda internacional es mas bien poca, solo para sobrevivir, no para volver a sus casas, se ven en situación de tener que decidir si se quedan en un estado de transición perpetua o se van del país y lo dejan todo definitivamente.

Muchos de ellos piensan volver a sus hogares. Por ejemplo, nos encontramos con desplazados que vivían en Mosul, y nos contaban que ellos en principio tenían pensado volver, venderlo todo y marcharse. “¿Por qué?”, les preguntábamos, dado que sus vecinos musulmanes les traicionaron en el momento en el que llegó el DAESH a sus casas. En ese momento los vecinos musulmanes decidieron entrar en la casa de los cristianos y decirles: “si no os vais hoy os voy a matar, porque si no también viene aquí el EI y os va a quitar todo. Entonces dadme todo lo que tengáis y huid de aquí”.

Yo luego lo he estado pensando, y creo que muchos de los musulmanes que adoptaron esa actitud, no sólo traicionaron a sus vecinos, sino que también muestran que viven con miedo; tienen un miedo real al EI. No saben qué va a ser de ellos si no se doblegan también ante el EI. De alguna manera, ellos, traicionando también su fe, prefirieron vivir todavía allí que tener que huir. Hay otros musulmanes que no estaban de acuerdo con el EI y también se fueron. Pero bueno, es muy complejo todo esto.

En general, la gente tiene una fe increíble y se apoya en Jesucristo de una manera que yo no he visto hasta ahora. Pero al mismo tiempo se ve que la gente está muy quemada, que sufre mucho psicológicamente y algunos otros también físicamente, y que de alguna manera viven esperanzados. Aunque hay otros con muchos problemas: no saben qué hacer, cómo salir de esta situación.

¿Cómo son los campos de refugiados del Kurdistán iraquí?

Hay varios campos de refugiados en Erbil, que es donde nosotros estuvimos, dentro del Kurdistan iraquí, y también fuera de Erbil hay otros. Los campos de refugiados son lugares donde muchísima gente ahora está viviendo. En muchos de ellos hay mayoría de cristianos, aunque hay otros en los que viven cristianos, musulmanes y yazidíes.

AIN está ayudando de verdad a que puedan seguir adelante la mayoría de los campos de refugiados. Al mismo tiempo, las condiciones en las que están viviendo no son suficientes. Por ejemplo: una familia entera, o incluso dos, viven en un contenedor de obra de los que nosotros vemos por la calle. Y una familia allí no es como aquí en Europa, de dos o tres hijos como mucho, sino que son al menos unos 5 hijos más el padre, la madre y a veces incluso los abuelos. En muchos lugares están en una situación en la que viven todos confinados en estos sitios y tienen suministros de agua.

En el campo de la parroquia de Mar Elia es donde está el padre Douglas junto con otros sacerdotes y personas que gestionan el campo. A él no le gusta llamarlo campo de refugiados porque, primero, lo de campo se relaciona con campo de concentración y, segundo, porque ellos nos son refugiados exactamente; son personas que dentro de su propio país son desplazadas a su propio país, pero a una zona donde se habla otro idioma: son desplazados internos. Él los suele llamar “centros de desplazados internos”. Y se podría decir que todos lo sitios son eso, aunque internacionalmente se les conozca como campo de refugiados.

El asunto es que la gente vive en contenedores, y en algunos campos de refugiados, en casas, pero tres o cuatro familias juntas: una en el salón de abajo, otra en una habitación y otra en el piso de arriba. Viven allí como pueden y la comida la consiguen muchas veces de la caridad y de estas instituciones, y especialmente gracias a AIN. Es vedad que UNICEF está ahí, que ACNUR está ahí, pero los que estuvieron al principio de la película fueron ellos, AIN.

IMG_7730

¿Puedes contarnos algún testimonio que te haya impactado de los que escuchaste durante tu trabajo en Irak?

Voy a empezar por uno de ellos. Aida es una mujer mayor de Qaraqosh, un pueblo donde habitaban 60.000 cristianos el año pasado. En este pueblo se vieron obligados a huir por el EI hacia Erbil, más concretamente, la mayoría a Ankawa. Aida es una mujer que vio con sus propios ojos como un musulmán le quitaba de sus brazos a su hija de 3 años y medio y le obligaba a marcharse en un autobús con su marido y a ver cómo su hija se iba de sus brazos hasta no se sabe cuándo.

Ella nos contaba cómo intentó hacer todo lo posible para que este musulmán le devolviera a su hija, pero cuando vio que el musulmán amenazó con matarla ahí mismo y matar a su hija, ella se dijo: “no puedo hacer nada más, he hecho todo lo posible”. Después de un año, ella sigue sin tener noticias de lo que ocurre con su hija. Las últimas noticias que nos llegaron fueron hace unos meses y esta niña de 3 años y medio está como esclava sexual en una familia musulmana de Mosul, y nadie sabe qué está ocurriendo ahí.

Hay un periodista alemán que viajó a Raqqa, a Mosul y a Siria para conocer qué estaba pasando con el EI, y el EI le dejó entrar porque es un periodista especializado en conflictos de guerra y tiene un cierto prestigio detrás. Él vio muchísimas cosas como mercado de esclavas sexuales, en su mayoría yazidies, y decenas de jóvenes que se alistaban al EI como si aquello fuera para ellos la salvación de sus vidas. Al final de su reportaje decía: “Europa no es consciente del poder que tiene el EI”.

¿Cómo se pasa la información? ¿hay algún topo dentro del EI? ¿cómo supo la familia lo que estaba pasando con esa niña?

Nosotros nos encontramos a una persona que tenía un contacto en Mosul que hacía de intermediario con los musulmanes. Ahí debe de haber alguien pero cada vez son menos. Concretamente una persona que estaba haciendo contacto con los musulmanes en Mosul para conseguir que el cuñado y el hermano de una familia pudiera volver a sus hogares, y el nos contaba que en ese momento no podía hablar con la familia porque llevaba meses sin saber absolutamente nada e intuía que probablemente estuviera muerto. Entonces la familia estaba esperando de la misma manera en la que está esperando ahora Aida a su hija, con una incertidumbre que no sabes qué va a pasar.

“Los cristianos de Irak han perdido el sentido de pertenencia a su propio país”.

Nosotros hablamos de refugiados, de los que han huido de su tierra por la guerra, pero tú has estado con los que se han quedado porque no han podido o porque no han querido huir. ¿Por qué se quedan? ¿Se resignan a vivir bajo el califato o lo combaten? ¿Qué clase de guerra se le hace a DAESH?

Porque no pueden irse. Es muy complicado. Porque en Europa se les acoge como refugiados, no se les dan visados. Son personas que no tienen cómo irse.

Me contaba un iraquí que veía los precios de los visados europeos y en España estaban a 30.000$ o algo así, y ve que es muy complicado salir de ahí. Estas personas que han perdido todo por desplazarse a un lugar, donde además no pueden acceder a un trabajo y no tienen manera de subsistir más que en los propios campos de refugiados, ¿cómo van a poder salir de su país? Y todos se quieren ir.

Bueno, no todos, pero la mayoría de personas que viven ahí se quieren ir. Los cristianos de Irak han perdido el sentido de pertenencia a su propio país. Ya no se sienten iraquís. Además están viviendo en el Kurdistán, donde no comparten la lengua, y necesitan irse de ahí. Las condiciones de vida que tienen (educación, sanidad y trabajo) son tan malas que hasta los propios sacerdotes y personas que ayudan en los campos entienden que las familias se quieran ir, aun a sabiendas de que el cristianismo desaparezca de la llanura del Nínive, aun a sabiendas de que desaparezca de Irak, que es donde los primeros cristianos han estado desde siempre, y perseguidos además.

De alguna manera te das cuenta de que a final es muy comprensible que las familias se quieran ir de ahí a toda costa. Al ver la desbandada en Siria, que tiene una guerra insostenible, entiendes que no pueden seguir viviendo así.

¿Qué papel juega AIN?

AIN es la principal ayuda que está haciendo la Iglesia por los cristianos perseguidos. Ayuda económica, social… Sobre todo están ayudando económicamente a que muchos campos de refugiados sigan adelante.

Estuvimos, por ejemplo, en un campo que se llama “Ozal City” que está gestionado por un par de monjas, un sacerdote y Sor Sujama, que es la monja que gestiona principalmente este campo, y que nos contaba que cada seis meses tienen que pedir dinero a AIN para hacer frente al pago de alquileres de las casas que tienen allí. Son 350 casas donde se alojan 900 familias. Ella nos cuenta que ahora mismo AIN está dando casi 2.000.000$ para hacer frente al alquiler de estas casas, pero que aun así les está haciendo falta dinero para comidas, reparaciones, etc. Realmente, AIN está siendo una soporte real económico para la gente que está allí y no es suficiente. Prácticamente en todos los campos de refugiados en los que estuvimos veíamos siempre que AIN estaba presente de alguna manera y que estaba haciendo posible que la gente pudiera seguir viviendo allí todavía.

Se ha roto la confianza entre la población cristiana y la musulmana…

Sí, la confianza entre la población cristiana y la población musulmana se ha roto totalmente. Los cristianos de Irak no confían en los musulmanes porque ya fueron traicionados por sus propios vecinos. Vecinos con los que habían convivido 10, 20 años, les traicionaron en el momento en el que ellos se vieron en peligro. Entonces de alguna manera sabes que te puede volver a pasar otra vez. Y quién sabe si puede pasar hasta en Europa.

¿Esta falta de confianza puede llegar también a Europa?

Yo lo único que sé es que la mayoría de refugiados que están llegando a Europa son musulmanes, que hay rumores de que células dormidas del Estado Islámico están llegando a Europa, que como nos dijo un obispo en Irak, “el DAESH está en vuestras casas”, está en Europa ahora mismo. También te podría decir que van a venir muchos.

Estamos viendo que en países como España y en otros muchos, la población musulmana está creciendo bastante. Demográficamente crece desde hace ya algunos años. En Irak ya no hay confianza porque ya han sido traicionados, pero en Europa todavía no hemos sido traicionados… todavía.

IMG_7735

Y ya para acabar, ¿cómo podemos ayudarles desde España a los desplazados que se han quedado allí?

Yo suelo hablar de tres cosas, pero siempre relacionándolas con nuestro proyecto, Guardianes de la Fe. La primera cosa es que, seas de la religión que seas, reza por esta gente. A veces no creemos que el poder de la oración pueda llegar a hacer tanto, pero realmente muchas personas han rezado por los cristianos perseguidos y han visto cómo muchos de ellos sobreviven e incluso llegan a huir del país. La oración es una cosa importante.

La segunda que yo diría es tenemos que dar voz a los que no tienen voz: tenemos que dar a conocer las historias de las personas que están viviendo ahí, que no tienen ni la influencia ni la capacidad de manifestarse como nosotros podemos hacerlo desde aquí. Tenemos las redes sociales, tenemos medios para conversar con diferentes públicos, para dar a conocer estas historias.

Y la tercera es ayuda económica real. Ahora mismo, Ayuda a la Iglesia Necesitada es la institución que está dando más dinero a los campos de refugiados de Irak, con independencia de si hay sólo cristianos o si hay también musulmanes y yazidís. Eso no es importante en cuanto que estamos hablando de personas. La ayuda que está haciendo esta institución es muy real. Yo no digo que las demás no lo hagan, que por supuesto que lo están haciendo, pero ésta lo hace desde el primer momento  y continúa con ella ahora y es la que más dinero está dando ahí. Yo sí que recomendaría a la gente que se metiera en la página web de Ayuda a la Iglesia Necesitada, que conociera a gente de Ayuda a la Iglesia Necesitada y pudiera, de alguna manera, hacer alguna aportación. En la página web hay dos tipos de aportaciones. Una es una aportación individual, que es simplemente una donación puntual. La otra es una aportación periódica: tú cada mes puedas dar cinco, o diez, o veinte euros… lo que tú veas. Esas son las tres maneras en que yo diría que se pueda ayudar desde aquí.

¿Una reflexión final?

” De un grupo, de un ejército formado, entrenado, financiado por Estados Unidos, nace la facción terrorista más preocupante de nuestro tiempo, que es el Estado Islámico”.

Me gustaría decir una cosa, y esto es una opinión personal. La solución a todo esto, a esta crisis de refugiados, no es acogerlos, es terminar la guerra: es acabar una guerra que lleva años y que seguirá durante años, ¡no sabemos hasta cuándo! Me gustaría pedir a muchos países, entre ellos Estados Unidos, que dejen de beneficiarse de esta guerra, porque esta guerra continúa porque hay otros países que están teniendo cierta repercusión económica en sus arcas.

Me gustaría que la gente fuera consciente de que ahora vienen a Europa, pero que no pueden irse a Estados Unidos porque un viaje a Estados Unidos es muchísima pasta, y en Europa les estamos abriendo las puertas de par en par.

Pero el problema viene de mucho antes, y es que EE.UU tiene una responsabilidad real con lo que ha ocurrido. En 2011 estalla la guerra en Siria entre los rebeldes y el presidente. En esta guerra, EE.UU ayuda a formar lo que luego se conoció como el Ejército Libre Sirio, que es donde los rebeldes tenían su foco de fuerza contra el régimen sirio. Y entre ellos aparecen algunos grupos  terroristas como Al Quaeda y se forma el Estado Islámico. Entonces de un grupo, de un ejército formado, entrenado, financiado por Estados Unidos, nace la facción terrorista más preocupante de nuestro tiempo, que es el Estado Islámico.

A mí me da mucho que pensar, y más cuando Estados Unidos lleva haciendo esto en muchos otros países mucho tiempo. Yo sólo voy a hablar de Irak, pero en Irak, también en 2003, una vez que asesinaron a Sadam Husein, EE.UU se lavó las manos y dijo “que el pueblo iraquí decida sobre su propio destino”, cuando llevaba años con la guerra de Irak encima para conseguir lo que quería, que era el petróleo. Entonces al final los países están sacando provecho de todo esto, y no se para esta guerra porque hay muchos intereses económicos y políticos en juego.

Lo que yo diría al final es que dan igual esos intereses, lo que importa aquí es que hay personas que son ajenas a todo esto, y que es una injusticia. Yo en Irak he sido testigo de un crimen contra la humanidad. Porque eso es un crimen contra la humanidad, y la injusticia social que vive esta gente es una injusticia incomparable con muchas cosas que hemos visto en nuestro país.

Anuncios

3 comentarios sobre “A. Panadero: “He sido testigo de un crimen contra la humanidad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s