¿Qué es un refugiado?

Un hermano pequeño es un coñazo. Los hermanos pequeños se pasan media vida mirando a los hermanos mayores para admirarlos, odiarlos, juzgarlos, reprobarlos o aprobarlos. Y nosotros somos el hermano mayor. Al menos en un sentido espiritual. Quiero decir que este artículo es el primero de la primera sección de Jé Suis Réfugié el primer día de su andadura en Internet, de modo que todos los que lo leáis vais a fijaros en él para crear unos prejuicios que luego os acompañarán cada vez que tecleéis www.jesuisrefugie.com, o bien oigáis hablar de nosotros, o nos veáis publicitados en Twitter. De lo que escribamos aquí depende en buena medida vuestra opinión, así que hemos pensado que es una buena idea, ya que vamos a hablar de refugiados, empezar contándoos qué es un refugiado.

Resulta que hace cuatro años que hay gente matándose en Siria y en Irak porque unos cuantos terroristas han establecido el “Estado Islámico” y si no te conviertes a su Islam, te matan. Así que la gente de bien, que no quiere meterse en bullas, ha tenido que huir de sus casas escopeteada para que no le pongan una bomba debajo del coche. El caso es que hace ya muchos meses que esta gente está llegando a países como Líbano, Turquía, Macedonia… pero hace unos pocos meses llegaron también a Europa. Y entonces…

#refugeecrisis

Claro, hasta que no llegaron aquí casi ni sabíamos que existían, pero ahora todo el mundo habla sobre los refugiados, la crisis de los refugiados, y cosas así. Pero, en realidad de verdad, ¿qué es un refugiado?

Pues según la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados es una persona que “debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de su país; o que careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores no quiera regresar a él”..

Y esa definición tiene a su alrededor un montón de papeleo, de líos burocráticos y de entresijos legales. Para empezar, un refugiado es un migrante, o sea, una persona que se ha ido de su país a otro, y que ha pedido asilo político. Pero no solamente eso, sino que además, el país que lo acoge le ha dado asilo político.

Con lo cual, stricto sensu, un refugiado es un tipo al que persiguen en su país y que ha solicitado a otro país que le deje vivir entre sus fronteras provisionalmente, y este país le ha concedido ese favor.

Pero cuando hablamos de refugiados y de crisis de refugiados estamos aceptando un espectro mucho más grande de gente. Entre otras cosas por las circunstancias en las que han llegado. Durante 2014, cerca de un millón de migrantes llegaron a Europa. Sólo en 2015 han llegado 600.000 más, y ha sido materialmente imposible que todos ellos pidan y se les conceda asilo político. Pero el caso es que ya están aquí.

Por lo tanto, estas 600.000 personas no son refugiados en el sentido legal del término, sino que son migrantes, que además pueden serlo de dos tipos, o bien irregulares o bien ilegales.

Inmigrante irregular (lo del prefijo in- es porque ahora estamos hablando desde la perspectiva de los países europeos, que los reciben) es una persona que todavía no tiene los papeles, pero digamos que está en ello, y cuando los tenga ya será un refugiado según el sentido legal del término.

En cambio, un inmigrante ilegal es una persona a la que se le ha prohibido entrar en un país o seguir viviendo en él y, sin embargo, sigue haciéndolo. Pero, ¿cómo? ¿Es que Europa obliga a algunos de nuestros refugiados (ahora en el sentido común de la palabra) a irse? Pues sí, señor. Resulta que con los planes de acogida de la Unión Europea (al menos a fecha de hoy) tienen prevista la acogida de 160.000 personas. O sea que, si echas cuentas… de los 600.000 que han llegado en 2015 van a tener que irse (o convertirse en inmigrantes ilegales) 450.000. Además, de los que llegaron en 2014 han sido deportados el 60% de los que se suponía que tenían que haberse marchado… de modo que el 40% de los que se supone que tenían que irse del millón que llegó en 2014 es ahora una cantidad ingente de inmigrantes ilegales circulando por Europa.

La pregunta obvia en este momento es: entonces, ¿quién ha dicho Europa que se puede quedar? La respuesta es: los sirios, los iraquíes, los afganos y los eritreos.

Pero, ¿cómo? ¿Es que los refugiados vienen de otros sitios que no sean Siria e Irak? Pues sí, colega. Resulta que hay muchísima gente que vive miserablemente por el mundo, aunque nosotros, comodones europeos, vivimos sin saberlo. Y los que están viniendo en masa estos meses no son solamente los perseguidos por el DAESH, sino también mucha gente que huye de la pobreza y, en general, de la situación difícil de sus países de origen. ¿O es que nos hemos olvidado ya de todos los que intentaban saltar hace cuatro días la valla de Melilla? También vienen de Irán, de Etiopía, de países subsaharianos…

Total, que el problema es bastante más difícil de lo que parecía a simple vista, ¿eh? No es tan fácil como decir “Hola, soy Europa, soy buena y voy a cuidar de la gente que sufre porque les persiguen los malvados yihadistas”. No, cielo, esto no funciona así. Es un asunto mucho más complejo y enrevesado que todo eso.

Esto es el final del artículo. Vamos a hacer un resumen sencillito para repasar los datos que debes retener para empezar a entender más a fondo todo esto de la crisis de refugiados:

  1. No todos los refugiados son refugiados, de hecho, la mayoría de refugiados tienen el estatus legal de inmigrantes irregulares o inmigrantes ilegales.

  2. Son muchos. Han entrado 1.600.000. Se ha devuelto a unos cuantos de los que entraron el año pasado (sí, estamos deportando a gente) y la UE ha decidido que solamente pueden quedarse 160.000.

  3. No son solamente sirios e iraquíes perseguidos por el Estado Islámico. Hay gente de muchos países que huye por motivos muy diversos.

Eso es lo fundamental. En Je Suis Réfugié queremos tratar el tema en profundidad, pero no somos buenistas. Queremos ayudar a los refugiados (por eso hemos empezado con este proyecto), pero sabemos que los que tienen miedo al ver que tanta gente de otras culturas está llegando a Europa no son tampoco unos tontos del bote. Algún motivo tendrán.

Y con esto y un bizcocho, bienvenido a Je Suis Réfugié, esperamos que te guste lo que hacemos, que nos ayudes a hacer periodismo de verdad para poder contar las cosas como son, y que nos ayudes a ayudar, porque en este tema, sobre todo, sobre todo, tratamos con personas, no con teoremas ni con cifras. Muchas gracias por la confianza que pones en nosotros. Esperamos que esto sea el inicio de una larga amistad.

Y a cambiar el mundo. Total, no tenemos nada que perder.

Anuncios

2 comentarios sobre “¿Qué es un refugiado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s